Consecuencias psicológicas del confinamiento y estrategias de afrontamiento

Consecuencias psicológicas del confinamiento y estrategias de afrontamiento

Hace menos de un mes, nadie podía imaginar que pudiéramos encontrarnos en una situación de confinamiento. Hemos aprendido a adaptarnos rápidamente a un nuevo sistema de vida en el que nuestros hogares, que generalmente son nuestros espacios de ocio y descanso, se han convertido en oficinas improvisadas. Muy a menudo esas oficinas hogareñas comparten espacio con guarderías, parques, colegios virtuales o televisivos.

Parece que es evidente en pensar en algunas consecuencias psicológicas derivadas de esta situación:  ansiedad, miedo, desesperanza, malestar psicológico en general.  Pero no es tan evidente las implicaciones psicológicas diarias.

Si en una situación de privación de libertad de movimiento, le sumamos el tener que compaginar actividades laborales, con el temor añadido de la inseguridad del futuro laboral en nuestra propia casa, acompañando las propias responsabilidades personales de cada uno. Encontramos como resultado que el rendimiento productivo decrece, aumentando de forma inversa la percepción personal de autorrealización. Todo esto conduce a horarios laborables interminables, limitación del tiempo de descanso y la falta de respeto a días festivos o de libranza. Disminuye nuestra sensación de competencia personal y eso repercute en nuestro estado de ánimo.

Las nuevas tecnologías nos ayudan a seguir activos, a seguir produciendo, a estar comunicados con los nuestros a pesar del aislamiento necesario. Pero qué ocurre cuando no ponemos limite s nuestro tiempo de trabajo, cuando no ponemos limite y se nos ve con ese puntito verde que anima a volverse a conectar…entonces ocurre que además del estado de confinamiento, del aislamiento social, de los cambios laborales, de todas las preocupaciones del momento y respecto al futuro; ocurre que estamos cansados, nos desorientamos y trabajamos por primera vez en nuestras vidas en festivo nacional. Sucede que nos perdemos el respeto a nosotros mismos, no muy lejos de habérselo perdido a los demás. Por todo ello, es necesario con estas consideraciones, plantearnos como imprescindibles una serie de normas de afrontamiento.

               Normas básicas de aplicación en estado de confinamiento:

1.       Aprende a respetar tus tiempos, tus descansos y los de los demás.

2.       Acepta que es imposible mantener el mismo nivel de rendimiento.

3.       Cuida de ti y los tuyos, estableciendo rutinas diarias.

4.       Genera espacios que permitan una mejora gestión emocional.

5.       Huye de los mensajes negativos y catastróficos. Y sobre todo, NO los compartas.

6.       Ofrécete la oportunidad de “desconectar” al menos, unos minutos al día.

7.       Expresa tus emociones y permítete sentirlas.

8.       En el caso que sientas que no puedes hacerlo solo. Pide ayuda!!

 En Centro Neuropsy, somos un equipo de profesionales  dentro del ámbito de la Psicología en Talavera de la Reina. En un momento como éste, podemos ofrecerte nuestros servicios de psicología online.