Diferencias entre un psicólogo y un psicoterapeuta, ¿Cuál escoger?

Diferencias entre un psicólogo y un psicoterapeuta, ¿Cuál escoger?

Hablar de Psicología y psicoterapia, incluso de psiquiatría, muchas veces implica hablar de terrenos que se tocan, y en algún punto, esto puede generar cierta confusión. En este artículo, hablaremos sobre las diferencias entre psicología y psicoterapia, el rol del psicoterapeuta y el del psicólogo y así podrás determinar cuál es el enfoque o camino más interesante para trabajar con tu mente, tus ideas y emociones.  

Un psicólogo y un psicoterapeuta trabajan en el mismo universo del comportamiento humano, pero lo hacen desde ángulos diferentes. El primero, como anotamos antes, estudia el comportamiento humano y el psicoterapeuta, con un estudio del comportamiento humano, es capaz de ejecutar una serie de procedimientos metodológicos para conseguir unos objetivos específicos  de desarrollo y crecimiento personal, además del aumento de bienestar.

En pocas palabras, un psicoterapeuta es una persona que, siendo psicólogo (incluso psiquiatra), también ha realizado una formación especial (desde una escuela de psicoterapia), y ha practicado psicoterapia supervisada.

Imaginemos un familiar de una persona dependiente, a esta persona se le pueden ofrecer unas pautas básicas de afrontamiento para mejorar el manejo de la situación, además de escucha activa. Esto le proporcionará un gran beneficio personal pero son sólo pinceladas de pequeñas aportaciones que la Psicología nos ofrece. Un proceso de psicoterapia implicaría una intervención más metodológica, basada en una serie de procedimientos psicológicos y técnicas y que tiene objetivos claros a cumplir, y estos objetivos pretenden solucionar uno o varios problemas que afectan la vida de la persona.  

En Psicoterapia se pretende movilizar al paciente para que además de aprender estrategias y herramientas, se plantee la necesidad de dar los pasos necesarios para convertirse en la persona que quiere ser. 

¿Cuánto dura un proceso de psicoterapia? 

Un proceso de psicoterapia puede plantearse de forma breve, y los tiempos pueden considerarse a  un año vista o acortarse según las circunstancias de la persona (siempre que se sepan con antelación). Un ejemplo interesante puede ser el planteamiento psicoterapéutico para que una persona consumidora de sustancias pueda afrontar con éxito una terapia de desintoxicación, puede ser un planteamiento de psicoterapia breve en un tiempo menor al generalmente establecido.

Somos seres sociales

Siendo conscientes o no, nuestras relaciones sociales en algunas ocasiones nos brindan apoyo y en otras pueden paralizarnos y empequeñecer. Es por ello, que quizá el mayor diferenciador entre el rol del psicólogo y el del psicoterapeuta, esté en su relación con la persona, ya que el psicoterapeuta crea junto a la persona una relación sana y segura, un puente estable que le permita al paciente usarlo como referente. A esto se le llama Alianza terapéutica. Esta alianza, fuerte, sana, segura, durante el proceso de psicoterapia breve, también se trabaja desde la NO dependencia.  

¿Por qué psicoterapia breve?

El mero hecho de añadir el concepto de “psicoterapia breve”, añade una limitación temporal, aumentando la efectividad de la terapia. Si por el contrario, se considera que tenemos todo el tiempo del mundo para cumplir nuestros objetivos, es mucho más probable que se fracase por la tendencia del ser humano a posponer o procrastinar las responsabilidades y necesidades.

¿La psicoterapia es para mi?

Muchas veces encontrar el profesional ideal para nuestro caso no es tarea fácil, con tantas opciones y tantos tipos de enfoques psicológicos y psicoterapéuticos podemos llegar a confundirnos, y es fácil asociar que las personas que realizan un trabajo de psicoterapia, tienen problemas derivados de enfermedad mental y no necesariamente, la búsqueda de bienestar está presente en todos los seres humanos, y la psicoterapia es una gran herramienta para conseguirla porque tiene objetivos claros desde su inicio.

El actor principal en el acto terapéutico no es ni el psiquiatra, ni el psicólogo, ni el psicoterapeuta. El protagonista eres tú. Y la parte más importante del acto terapéutico es el deseo de mejorar.

El psicoterapeuta no está en tu vida para dar consejos de cómo vivirla, está para apoyarte en un camino guiado a conseguir tus propios objetivos, estabilidad y equilibrio emocional. 

Nuestro enfoque

Dentro del modelo de Psicoterapia que se utiliza en Neuropsy, además de las aportaciones de la Psicoterapia Breve (siempre que es viable) y la Neuropsicología, se añade el marco de la Psicoterapia Integral, no limitando el uso de las herramientas propias de cada Escuela, sino integrando su manejo en beneficio de cada paciente de forma personal y única.

centroneurosyadm
mfidalgo@optimizaclick.com